jueves, 28 de febrero de 2013

No. 002 [Justicia]

Snowy Cardinal
Foto extraída de Flickr, Mi Bob.

No sé si sea correcto alegrarse de la muerte de alguien.
Pero ¿saben?, cuando ese alguien hizo sufrir a muchas familias me parece, incluso, un sentimiento aceptable.

Quizás recuerden [los que me leen continuamente o son cercanos a mi] que hace 4 años y medio, asesinaron a una de mis Tías.
Sea por lo que haya sido, una noche llegó un tipo armado y le disparó a la altura del pómulo izquierdo [mientras ella descendía de su auto, para abrir la puerta del zaguán de su casa].

Cuando sucedió, pedimos a nuestros grandes y apreciados [/sic] funcionarios de Justicia, que hicieran algo respecto a esto.
Además de querer extorsionarnos, hicieron absolutamente nada. 
De las personas que fueron testigos, nadie quiso meter las manos. Al final todos se hicieron los desentendidos, incluso mis tíos prefirieron dejar el asunto "por la paz". Así es el miedo.
Y yo, a falta de recursos, lo único que me quedó hacer, fue hundirme en el remordimiento y el odio y hacerme más amargueitor de lo que ya estoy.

El crimen quedó impune.

Rumores en el Pueblo en el que vivo, nos llevaron a enterarnos de que la persona responsable de este acto, había asesinado a otras personas más y que para cubrir sus miserables huellas mientras el ambiente se calmaba, huyó con familiares que tiene en el Norte [no sabemos si del País o USA, propiamente].


En fin, después de toda esa explicación, viene el punto importante.
El día de hoy [28 de Febrero del 2012] me dieron una noticia.

Me comunicaron que el ratero [porque era un ratero] y asesino [de mujeres, especialmente], fue asesinado y descuartizado [sí, usted lo lee bien des-cuar-ti-za-do].
Sé que alegrarme por esto no me devolverá a mi Tía [y quizás me haga parecer sádica], ni tampoco hará que las personas que murieron por su mano, revivan [quizás necesitaríamos las Esferas del Dragón para eso]; pero saber que alguien hizo Justicia, sea cual haya sido el motivo por el que lo hizo, es algo que agradezco desde el fondo de mi ser.

Creo que, sabiendo esto, al menos, podré dormir un poco en los siguientes días [las pesadillas nunca se terminan].

Lo denominado Justicia, en este país, es un asco; estamos llenos de corrupción y vale madrismo.
Y con ello, a veces hacer justicia de propia mano, es lo que queda.


[Y aunque esa Justicia no la haya hecho yo, agradezco a quién lo hizo, no importando quien haya sido, porque lo hizo, ni como lo haya hecho]

Rispect.

Hasta el próximo post.




jueves, 7 de febrero de 2013

No. 001 ["A nadie te pareces..."]


Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.
A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo
entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces,
cuando aún no existías.
De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.
Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.
Tú estás aquí. Ah tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.
Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.
Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.
Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.
Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.

Veinte poemas de amor y una canción desesperada, Poema XIV
Pablo Neruda.



Regresando al viejo formato.
El segundo mes, el séptimo día. El primero del año.
Verán, decidí que Mr. X y yo no debíamos saber más el uno del otro, sin embargo, no dejo de pensar en que en realidad a nadie se parece desde que yo lo quiero.


Hasta el próximo post!


P.D. Mis orquídeas comienzan a tener botones, nuevamente, que no tardarán en convertirse en hermosas flores. Eso me hace feliz.